Menu
13/12/2018
A+ A A-

Mundo Sindical / A Worker's World

Marx al revés: el PC cubano se queda con la plusvalía de los trabajadores

Nota de DP.net Sección Mundo Sindical: a continuación un artículo de interés para todos los trabajadores cubanos.

No solo los médicos cubanos en Brasil; todo cubano que trabaja para una empresa extranjera debe entregar más del 70 por ciento de su sueldo al régimen

Cuba ha empezado a repatriar a los 8.332 médicos que desde 2013 trabajan en Brasil, en el marco del acuerdo firmado entonces por La Habana y elGobierno izquierdista de Dilma Rousseff para aumentar la atención sanitaria en las regiones más apartadas y pobres del país. La repatriación es una medida unilateral del régimen castrista, pero se produce a raíz de las declaraciones de Jair Bolsonaro, que asumirá la Presidencia de Brasil el 1 de enero, quien hace unos días calificó a esos médicos cubanos de «esclavos de una dictadura».

Bolsonaro recordó que el acuerdo establece que el Gobierno de Brasil paga a La Habana el sueldo completo de los 8.332 médicos, pero estos reciben a su vez del régimen cubano solo el 30 por ciento del salario.«No podemos seguir manteniendo a una dictadura», advirtió Bolsonaro, que dejó la puerta abierta a que los médicos que lo deseen pidan el asilo político en Brasil. Antes de que lo hagan, La Habana ha decidido correr con los gastos de su repatriación urgente.

La increíble situación de los cubanos que trabajan para empresas o actividades extranjeras es bien conocida en la isla. Hay unos 40.000 cubanos trabajando para empresas mixtas o extranjeras, en centenares de proyectos.

Add a comment Leer más...

CUBA: CON EL DEDO EN LA LLAGA

Una sociedad que olvida a sus ancianos está condenada a olvidarse de sí misma y perecer

 

Abro una nueva ventana con este sugerente título pues pretendo tocar temas álgidos y en pleno desarrollo con el permiso de Walter Martínez, esperando su anuencia. Y sin más preámbulos les propongo dialogar sobre el tema de la jubilación.

A vox populi todos los jubilados recibimos una cuantía mensual que no llega ni a $11.00 CUC[1] en valor real de la moneda, pues hoy el 90% de los productos se venden equivalentes a los precios del mercado mundial. Y aclaro, estoy refiriéndome a la jubilación y no digo “pensión”, porque esto pudiera entenderse como que se ejerce la caridad pública a favor de aquellos que por alguna discapacidad u otra situación no pudieron aportar nada a la Seguridad Social, estoy hablando de quienes dedicamos la mejor parte de nuestras vidas como trabajadores para ofrecer todo a la sociedad sin pedir nada a cambio, y contribuimos todos los meses durante 30, 40 o más años un porciento de nuestros salarios para garantizar en nuestra vejez una mensualidad que nos posibilitara vivir nuestros últimos días “en paz y con dignidad”.

Cuando éramos todavía jóvenes se puede decir, hace 25 o 30 años atrás con un retiro de $150,00 o $170,00 pesos podía garantizarse esa condición, pero al ser devaluada nuestra moneda 25 veces: ¿qué podemos garantizar con un peso que vale 25 veces menos y unos productos que cuestan 25 veces más?, ¿a qué nos están obligando?, ¿quién va a acabar de enfrentar esta realidad y buscar una alternativa acorde a nuestra situación económica, que al menos nos permita comprar nuestros alimentos, ropas… de forma humilde pero suficiente?; o es que: ¿están esperando nuestro fallecimiento para así evitar el desembolso que obligaría a apretar un poquito el cinturón de los que más ganan?

Add a comment Leer más...

LA INFORMALIDAD LABORAL Y LA ESCLAVITUD DE LOS TRABAJADORES

Es grato que haya un gobierno constitucional que disfrute de la aceptación mayoritaria de la ciudadanía. Existen razones para que ello ocurra y debe justificarse el escrutinio popular. Pero es ingrato que en medio de este hecho, el flagelo de la informalidad laboral haya crecido en el país, a tal punto que se viene produciendo su avance al parecer de manera indetenible. Laborar en la informalidad significa tener a los trabajadores en una situación de precariedad y hasta se podría decir de abandono respecto a los derechos humanos fundamentales que les corresponde.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) [ Perú ], a setiembre del año en curso, el 73% de la fuerza laboral sigue siendo informal. Este hecho es inalterable desde hace más de seis años. Pero la alarma nos lleva a saber que en los últimos quince meses se ha desembalsado el crecimiento del empleo informal. El grueso de quienes sufren las desventuras de la informalidad laboral se encuentra en las zonas urbanas, calculándose que afecta a más de 8,6 millones de personas. Ellas no tienen protección social de ninguna clase.

Ante hechos de esta naturaleza, es evidente que se hace necesaria una prédica más intensa para sentar las condiciones para la construcción de una nueva sociedad de trabajadores, ajena a todo tipo de fascismo o totalitarismo, que sea fruto del derecho a la libertad, a la vida en democracia y a la convivencia con justicia social.

¿Lo señalado es un imposible? Creemos que no, adelantando que la nueva sociedad de trabajadores solamente puede ser definida y construida por el conjunto de hombres y mujeres trabajadores y la resultante del pensamiento y de la acción de los trabajadores organizados, excluyendo las elaboraciones y realizaciones burocráticas, tecnocráticas y elitistas. No podrá desarrollarse jamás a partir de modelos preestablecidos. Es menester construirla y merecerla, a través de la acción de clase, de la acción de masas y de la reflexión personal y colectiva.

Add a comment Leer más...

Observaciones de Solidaridad de Trabajadores Cubanos sobre el documento: Proyecto de Constitución de la República de Cuba

Nuestros puntos de vista.

Observaciones de Solidaridad de Trabajadores Cubanos sobre el documento:

Proyecto de Constitución de la República de Cuba[1]

Introducción:

Solidaridad de Trabajadores Cubanos (STC) es una organización con más de 50 años representando una expresión de los trabajadores cubanos en el ámbito  latinoamericano y mundial. Como parte de  la nación cubana, que nos pertenece a todos sin exclusiones, nos  sentimos con el derecho y el deber de emitir nuestros puntos de vista con relación a la proyectada nueva Constitución de la República de Cuba, documento que pretende regir los destinos de nuestra Patria en los años venideros.

En cuanto a la redacción del Proyecto, es nuestro punto de vista que la Constitución de la República, "Carta Magna" de la nación, debe ser acordada libremente desde su proyecto inicial con la participación de todos los ciudadanos en un marco de plenas libertades y garantías; partimos del entendido que la soberanía reside exclusiva e intransferiblemente en el pueblo, del cual dimanan todos los poderes del Estado  y por tanto en el  proceso de redacción del proyecto deben estar presentes  todos los grupos que forman el complejo tejido social cubano: organizaciones de la sociedad civil y grupos políticos afines o no a las actuales esferas del gobierno, religiosos, académicos, trabajadores -tanto de la parte estatal de la economía como los denominados cuentapropistas-,  campesinos -incluyendo obreros agrícolas, los asociados a alguna forma de cooperativismo o independientes-, estudiantes, artistas, etc., sin exclusiones, con la más amplia representación de constituyentistas elegidos por el pueblo,  poseedores de  los conocimientos y capacidades que la trascendental tarea demanda.

En la propuesta de cambios presentada al pueblo lamentablemente no ocurrió así, una comisión de 33 miembros designada por el Partido Comunista resultó ser la encargada de realizar el proyecto de reformas a la constitución vigente[2],en la cual se evidencian numerosas carencias, para terminar redactando una nueva constitución sin haber dado  lugar a una Asamblea Constituyente tal como ocurrió en nuestra propia historia -Guáimaro, Jimaguayú, 1940- y es la práctica habitual en  sociedades democráticas.

Lo anterior nos lleva a asumir que aunque el Proyecto posea ciertos avances con relación a la Constitución vigente (1976), la redacción debió haber sido un evento eminentemente participativo y  democrático, dando cabida a expresiones de pensamiento diferentes a las del grupo gobernante actual y su ideología que no por esa razón dejan de formar parte sustantiva de la Nación cubana. Se trata de construir la Ley Fundamental de todos los cubanos que no puede estar, por tanto, monopolizada por intereses particulares ni incurrir en exclusiones inadmisibles.

 Luego de nuestra anterior Introducción, Solidaridad de Trabajadores Cubanos, entendido el derecho que nos asiste para pronunciarnos con relación al Proyecto mal llamado "Constitución", se dirige a todos los cubanos con las siguientes observaciones:

Add a comment Leer más...

PROCLAMA DE LA INTERSINDICAL DE TRABAJADORES DE VENEZUELA

Caracas, 08 de noviembre de 2018

AL PUEBLO DE VENEZUELA

 El Artículo 3 de la Constitución Nacional dice, textualmente: “El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución.

La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines”. Pero con su política antilaboral y antipopular, hoy el gobierno está destruyendo el trabajo en Venezuela. Los venezolanos estamos sufriendo la pulverización de nuestros salarios y pensiones, el éxodo de miles de compatriotas por los sueldos miserables, la crisis de los servicios públicos, la emergencia en la salud y en la educación, la pérdida de empleos productivos por el cierre de empresas, la represión gubernamental y los despidos por defender nuestros derechos. Ésta es una realidad tanto en el sector público como en el privado. Patronos públicos y privados incumplen los reenganches con la complicidad abierta del Ministerio del Trabajo.

El país ha sido sometido a una enorme fuga de capitales, un saqueo histórico de la renta petrolera llevado a cabo tanto por vías legales como fraudulentas, por burócratas corruptos, la tradicional burguesía y la emergente boliburguesía, calculado en 500.000 millones de dólares. Para pagar la deuda y la crisis resultado de este saqueo, se desconocen las convenciones, se lleva el salario a la mínima expresión, se impulsa la tercerización y las tablas de hambre como parte de la estrategia de incorporar al país en la geopolítica china, lo que exige garantizarle mano de obra barata y sumisa a sus transnacionales. Nuestros derechos fundamentales son conquistas de largos años de lucha. El gobierno incumple el derecho al salario digno consagrado en el artículo 91 de la Constitución, imponiendo por decreto un salario mínimo de hambre. El salario y las pensiones deben cubrir el costo de la canasta básica y moverse con ella.

El país entero ha sido testigo del enorme esfuerzo desplegado por los sindicatos y gremios de los distintos sectores, para que el Ejecutivo Nacional cese en su política de desconocimiento a los derechos progresivos e intangibles de los trabajadores, y reconozca la vigencia de los contratos colectivos y de la libertad sindical. Gran cantidad de comunicaciones, propuestas, documentos, mesas de trabajo y acciones de protesta han tenido resultados nulos debido a la indisposición gubernamental a atender las justas demandas de los trabajadores.

Add a comment Leer más...