Menu
15/12/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Algunos criterios y expectativas sobre la economía cubana.

Algunos criterios y expectativas sobre la economía cubana. 06 Ago 2019 02:24 #11059

Algunos criterios y expectativas sobre la economía cubana.

-Varios amigos solicitaron les ofreciera, mis inquietudes respecto a la marcha de las reformas en Cuba; dado deseaban conocer más sobre la situación existente. Inicialmente, fui reticente, pero ante la insistencia, hice varios comentarios, sobre cuestiones considero no positivas, deseadas o frenadas.

-Ante todo, saludé los esfuerzos realizan las autoridades, impulsando la marcha de las inversiones y poniendo en tensión capacidades productivas existentes (agrícolas e industriales), o concientizando a los trabajadores a realizar mayores esfuerzos. Pero expresé enfáticamente, que junto a esos esfuerzos se realizaban, subsistían otros importantes problemas, requerían con urgencia acometerse y hallarle prontas soluciones.

-Hice referencia lo contraproducente resultaba, mantener unidades económicas estatales irrentables, pocos productivas, o no se caracterizaban por aportar bienes o servicios de calidad. Agregándoles, deberían disolverlas, u orientarlas hacia los sectores emergentes (cooperativos o privado), para ver si estos podían transformarlas.

-Continúe diciéndoles consideraba equívoco, que a tres décadas de haber desaparecido la URSS y el CAME, mantuvieran métodos de planificación a las empresas (como los de balance), se correspondían más a aquella época que a la actual. O por ejemplo, no acabar de otorgarle a las empresas nacionales estatales, la necesaria autonomía y flexibilidad de gestión o decisiones financieras; porque disminuía interés, adormeciendo motivaciones, creatividades o iniciativas en estas.
-También, no pensaba fuera la mejor decisión, impusieran a las empresas nacionales, otro eslabón superior (OSDE), además de la subordinación a los ministerios; porque como quiera fuera, en vez de otorgarle mayor autonomía se las restringían y controlaban.

-Me resultaba poco comprensible, a breves meses del 2020, tras años inmersos en un programa de reformas económicas; no se hubiera descentralizado el monopolio del Comercio Exterior, al menos, a favor de las empresas nacionales del estado; porque nadie mejor que el productor directo, o el comerciante se encuentra de cara a la producción o público, para negociar (exportar/importar) de lo que saben o requieren.

-Los especialistas del Comercio Exterior o grandes corporaciones comerciales; desde mis perspectivas, donde debieran estar es en las empresas y no en niveles intermedios de la superestructura; dado con frecuencia, estos se encuentran ajenos a la dinámica, realidades o circunstancias, de los que actúan donde se produce o realizan los productos. Dado que, al estar distantes de lo específico o práctico, con frecuencia caen en procederes erráticos.

-Por demás tales medidas, es como si faltara confianza en los gestores empresariales, al colocarles por encima de su nivel, nuevas estructuras superiores, en un pequeño país, donde no existen tantas empresas.

-Otra cuestión obliga a fijar la atención es, que el proceso de desburocratización no haya alcanzado la plenitud requerida, por lo que era de considerar, se mantenía una amplia burocracia en las instituciones; fueran centrales, como en sus dependencias provinciales o municipales, sin obviar, diversos niveles del Poder Popular y las empresas.
Lo que hacía permanecer, un abultado aparato estatal/administrativo y una significativa cantidad de funcionarios y personal auxiliar, al parecer tan numerosa como en épocas pasadas.

-Les manifesté también mi criterio, las autoridades tenían pendiente, corregir los excesos de estatización cometidos en marzo de 1968 (ofensiva revolucionaria); cuando ya, entre 1960 y 1968, el estado contaba con los medios fundamentales de producción y el país adquirida una sólida estructura económica y proclamado socialista.

-La expropiación de las micros, pequeñas o medianas empresas existían, no modificaba el rumbo tomado y aquellos excesos dejaron negativas secuelas, dañando la economía y mismas gentes. En aquel entonces existieron críticas desde posiciones revolucionarias; sin embargo, no hubo autocrítica, al menos conocida, ni tampoco rectificación satisfactoria.

-El estado no tenía condiciones para absorber aquellas entidades y sus actividades, cuando alrededor de 55 mil pequeños o medianos negocios privados, quedaron intervenidos; muchos poseían un carácter familiar tradicional y en su conjunto, aquella proliferación de unidades económicas, conformaban un eficiente e imprescindible sistema de solución de empleos y necesidades ciudadanas.
Muchos de aquellos negocios desaparecieron y otros dejaron de ser eficientes, la economía y población sufrieron negativos impactos por aquella decisión.

-Cierto que en años recientes se amplió el trabajo por cuenta propia, aunque sus actividades fueran definidas previamente y reguladas, no obstante, originó el resurgimiento de micros y pequeñas empresas familiares; que, por demás, la actual Constitución de la República, reconoce como partes de una economía mixta y, por tanto, el necesario papel de estas.
Por lo que estas vías, consideradas emergentes, debieran desarrollarse más diversa y profusamente.

-Los pequeños negocios cuando proliferan en forma eficiente, ofrecen el beneficio de derramar dinero socialmente, dado contribuyen a fomentar empleos se necesitan; cuestión que, por lo general, no se logra satisfacer con las grandes o estratégicas inversiones, aunque la misión de estas sea fundamental al desarrollo económico.

-A los gobiernos municipales (locales), que ahora se les solicita, alcancen un mayor nivel de autoabastecimientos, debieran asumir iniciativas y poner a licitación, las actividades consideren, posean posibilidades de desarrollo en sus territorios.

-Las inversiones en escalas micros, pequeñas, o medianas, difícil serían impedirlas, aunque provengan desde el exterior; más si son promovidas por cubanos, donde quiera vivan.

-Conviene avanzar en la desburocratización de las instituciones del estado, pero para ello se hace necesario, liberar lo más se pueda el trabajo por cuenta propia y desarrollar con amplitud el cooperativismo. Los excesos regulatorios a estos sectores, e incluso a los del estado, no son positivos ni aconsejables, más cuando existen circunstancias económicas difíciles; porque generalmente son inhibidores o retardatarios a cualquier economía; dado con frecuencia paralizan, o hacen abandonar proyectos e iniciativas.
El proceso desburocratización perdió impulso o detuvo, entre otras razones, por las regulaciones se fueron estableciendo.

-Han dilatado la creación de los mercados mayoristas y con ello originado, innecesarias dificultades a los consumidores. Cuestión pendiente, deberán solucionar con urgencia y definitivamente. Entre las ventajas estarían, complementar actividades comerciales, impedir se agudicen desabastecimientos de bienes a la población, facilitar los negocios y garantizar un mayor nivel de satisfacciones ciudadanas.

-Para propiciar un buen desenvolvimiento económico, es imprescindible homogenizar y liberar las formas comerciales, modernizando el mercado interno.
Lo que a su vez implicaría, la revisión de los precios minoristas bajo control estatal y posibilitar el libre mercado, el que permitiría conocer la demanda de la población, cuestión ha impedido el comercio normado.
Por supuesto, antes habría de efectuarse, las imprescindibles e integrales reforma de salarios y pensiones y a su vez de precios; correlacionando tales medidas, a los actuales costos de vida, impactan a trabajadores y población en general.

-impostergable, las autoridades acometan alguna de las propuestas existen, sobre la unificación monetaria y movimiento de las tasas de cambio; dado hay consenso social, sobre las inconveniencias de la dualidad monetaria.
Se comprende sea una misión sensible a realizar, donde habrán de tomarse las previsiones requeridas, de manera evitar lastimar a la población, en particular a sectores de bajos ingresos. Pero peor es no hacer nada, adoptar una posición inmovilista o cruzarse de brazos, esperando por tiempos mejores; porque sería asumir una posición conservadora, ajena a la audacia requerida a los retos existen.

-Ha de tomarse conciencia, acerca la urgencia de solución, poseen diversos problemas económico-sociales se vienen arrastrando y acometerlos sin dilaciones.
Son tiempos de acciones tangibles, porque las reiteradas apelaciones políticas, se ven por televisión o hacen en las bases; muchas veces no surten el efecto esperado y los problemas, mientras más complejos sean, no deben dejar de acometerse a tiempo.

-Imprescindible continuar promoviendo la inversión extranjera, dado algo resulta estratégico y urgente, al igual el proyecto Mariel; porque son fundamentales para desarrollar nuevas fuentes de riquezas.
Pero tampoco son momentos justifiquen, excesos reglamentarios, continúen dilatando propuestas de inversiones.

-En décadas anteriores, los procesos inversionistas priorizaron los sectores de educación y salud fundamentalmente y que bien por la situación heredada; lo que quedaba disponible se orientaba hacia priorizados objetivos industriales o agrícolas.

-Sin embargo, garantizando lo alcanzado en salud y educación, parece conveniente potenciar la agricultura, áreas de la industria alimenticia, ligera, materiales de construcción y mismo comercio interior; pues las realidades o urgencias son otras y resulta necesario ampliar los consumos personales.

-Tampoco parece se aligeró lo suficiente el aparato estatal, dado existen demasiadas instituciones, dependencias y funcionarios a todos los niveles.
Al crecer la división político-administrativa, se originaron más instituciones, funcionarios administrativos y auxiliares. Dicho de otro modo, aumentó el personal dedicado a funciones de gobierno y ello no deja de ser preocupante; porque un simple análisis a otros estados existen por el mundo y se aprecia, son más racionales, menos costosos o más sencillos que el nuestro.

-Las autoridades debieran continuar eliminando prohibiciones o racionalizando restricciones; siendo flexibles ante adversas circunstancias puedan atravesar los negocios privados y cooperativistas, pues en no pocas ocasiones, factores externos, como ahora, los afectan y no pocos se ven obligados a cerrar sus licencias y negocios.

-Es mejor arriesgar, proceder con audacia, flexibilidad e inteligencia, que sentarse a esperar se agudicen contradicciones u otros vengan a resolver lo que deba hacerse.
En cualquier guerra se trate, recordar, es más conveniente soldado herido que muerto.

-Con insistencia se habla o conoce del combate a la corrupción, pero se comprende, su fundamental origen se encuentra en la exagerada estatización y deficientes controles existen; algo difícil de solucionar en las condiciones en que el país y sus gentes se desenvuelven.
Las soluciones existen y supongo se conozcan, pero al parecer por razones político/económicas, no se toman o desean tomar. El asunto, pienso, ha de resolverse por vía estructural (privada o cooperativa); dadas por las experiencias, estas son menos vulnerables a los desvíos de recursos.

-Que impide probar, experimentalmente, la posibilidad de entregárselas a pequeñas cooperativas (4 o 5 trabajadores) ,su explotación en forma de renta; estos pagarían por los (locales y equipos), en forma de renta, comprarían a la empresa estatal mayorista los combustibles ,venderían estos a los consumidores a precios minoristas y pagarían impuestos por la actividad realizan; siendo poco posible le roben al estado o a los clientes y estos se sentirían más satisfechos de su gestión en las mismas. Desaparecería o reduciría significativamente el robo en esas unidades, habría menos detenidos, juicios, gentes sancionadas, presos y menos gastos en controles, autoridades y cárceles.

-Por último, traslado preocupaciones, si no se estarán sobredimensionando las potencialidades del turismo; por lo pronto para esta época, dado continúan construyéndose hoteles y realizándose otras inversiones turísticas; que, en un momento determinado, puedan llegar a verse subutilizadas o sin huéspedes.

-Aunque se supone, los especialistas tengan despejados esos riesgos, no obstante, no está demás alertar y poner en guardia a los responsables de la actividad; por aquello qué, los funcionarios tienden a embriagarse en sus éxitos y descuidar previsiones.

-También les digo, parece imprescindible, sacudirse el polvo del camino, enfrentando con mayor audacia, los retos se tienen por delante, porque el país y sociedad, en los momentos actuales, lo exigen más que nunca. q
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.930 segundos
Powered by Kunena Forum